Patio
del archivo

El más interior de los patios, es obra del siglo XVIII y ejemplo del barroco cordobés más sobrio. En la entreplanta se ubica el valioso archivo histórico del palacio. La discreta jardinería está pensada para no quebrar la armonía de las paredes encaladas y el juego de puertas y ventanas azules. La fuente de azulejos pone la nota de color a este recinto.

11rec


 

El Patio del Archivo es fruto de la remodelación barroca que llevó a cabo la VI marquesa de Villaseca, Ana Rafaela Fernández de Mesa (1737-1788), responsable también de la reforma del Patio de la Madama, ambos del siglo XVIII.

Bajo el periodo de propiedad de Ana Rafaela Fernández de Mesa, se realizaron las dependencias para custodiar uno de los mayores tesoros de Viana: el archivo histórico. De ello nos informa una nota suelta encontrada en el mismo y que decía así: “En 29 de agosto de 1765 se empezó a componer el archivo de la casa de mi señora, la marquesa de Villaseca. Gana cada día Pedro del Río, 6 reales de vellón y se paga por semanas”.



11archivo


11rec2

Las encaladas paredes del patio son asimétricas, teniendo dos de ellas las puertas ligeramente desplazadas. De esta forma se crea un eje longitudinal que conecta el Patio del Archivo con el Patio de las Rejas, es decir, el núcleo de la vivienda con el exterior. Esto responde a los cambios de mentalidad de la época, que buscan abrir los patios siguiendo el proceso que ya se había iniciado con la construcción del Patio de las Rejas. También persiguen dotar a la edificación con los ejes de visión característicos del barroco.

La fuente central es el contrapunto de color, sin estridencias, en este sobrio patio. Es un patio que encaja perfectamente para el cometido con el que fue diseñado, aportando al palacio luz y tranquilidad tan solo interrumpido por el ruido de los pájaros y el gorgoteo del surtidor de agua de la fuente.

El archivo histórico de Viana

El Fondo Viana fue declarado Tesoro Documental y Bibliográfico de la Nación en 1980. En ese año CajaSur compró el palacio a Sofía Amelia Lancaster y Bleck, III marquesa de Viana. El archivo, sin embargo, quedó al margen de la compra, bajo la pertenencia de los herederos de los III marqueses de Viana. Permaneció custodiado en el palacio, pero sin acceso al público o a investigadores. No fue hasta el año 2000, es decir, veinte años más tarde de la adquisición del Palacio de Viana, cuando CajaSur pudo adquirir también el archivo histórico, comenzando una nueva etapa de estudio detallado de los documentos que lo conforman y su paulatino acceso al público. Contiene más de 300.000 documentos fechados entre los siglos XII y XX. El valor de este archivo se debe a su alto y variado número de procedencias geográficas, la amplitud cronológica de la documentación, el magnífico estado de conservación en que se encuentran los documentos.

Calendario de floración de las principales plantas

flor11