El Jardín
arquitectura vegetal

Auténtico pulmón verde en el seno del barrio de Santa Marina, este jardín alberga algunas de las especies botánicas más antiguas de Viana. De inspiración francesa, responde al deseo del VII marqués de Villaseca, Diego Rafael Cabrera Fernández de Mesa (siglo XIX), de que el palacio contara con un jardín, siguiendo así la moda de otros nobles de su época.

6jar


El solar que hoy ocupa el Jardín pertenecía a las casas de los condes de Torres Cabrera, junto al terreno donde hoy se ubican los patios de La Alberca, del Pozo, de los Jardineros, de la Capilla y la Cancela. En 1814, el VII marqués de Villaseca (1767-1816), que disfrutaba de una holgada posición económica al heredar diferentes posesiones y títulos nobiliarios, consideró que el palacio necesitaba más espacio y llegó a un acuerdo con los condes de Torres Cabrera, que poseían las casas aledañas. Así, en 1814 se estipuló permutar un cortijo del marqués de Villaseca por las casas de los Torres Cabrera. Al incorporarlas, prácticamente duplicó en extensión el palacio. Justificaba así el marqués esta operación: “para la mayor comodidad y mejor habitación de su crecida familia, y por carecer las referidas sus casas de Jardín, y de todos los demás apartados y piezas necesarias, así para la separación de las personas, como para la situación de caballerías y custodia de sus granos y para otros diversos fines”.



6jardin


6jar2

Se desconoce el periodo exacto de realización del jardín (c. 1820) pero se constata la influencia francesa en el diseño, siguiendo patrones muy utilizados durante el siglo XIX. El jardín está estructurado en 16 parterres de boj, en cuyo interior crecen rosales, palmeras datileras, cítricos…

La influencia europea en el jardín convive con otros elementos anteriores de los jardines hispano-árabe, como el sistema de riego a pie y los cítricos. Dos de los muros que rodean el recinto están enjardinados con distintas variedades de cítricos, siendo de los más antiguos del palacio.

De oRieNte Medio a LoS MURoS de ViaNa: eL ViaJe de LoS CítricoS

A lo largo de los siglos VIII al XIII, los musulmanes trajeron a la Península abundantes productos botánicos procedentes de diversos orígenes, desde el Magreb hasta el Extremo Oriente, entre ellos algunas variedades de cítricos y otros frutales, cuyo cultivo estaba muy extendido en el jardín-huerto andalusí. En los patios, el cultivo en espaldera mediante el cual el árbol crece verticalmente adaptándose al muro, es la solución para decorar paramentos en los que la arquitectura no tiene protagonismo, a la vez que se obtienen frutos. Es uno de los elementos del patio andalusí que ha pervivido a lo largo de la historia de los patios cordobeses.

Riego a pie

Antigua técnica heredada de los árabes: mediante un canalillo, similar a una acequia, se distribuye el agua que se extrae de la vecina alberca, abriendo y cerrando compuertas. Este sistema se sigue manteniendo hoy día tal y como se diseñó el jardín.

Calendario de floración de las principales plantas

FLO6