Etapa 1
1492 - 1704

Los Figueroa y Córdoba: señores de Villaseca.

En esta etapa, la más larga de todas con siete propietarios, se produce la paulatina transformación de la casa medieval en palacio renacentista.



1

Gómez Suárez de Figueroa

Funda Mayorazgo el 2 de junio de 1492. Sin descendencia, le sucede su sobrino.

1

Bernardino de Figueroa y Córdoba

1

Gómez de Figueroa y Córdoba (+1562)

I señor de Villaseca por concesión real en 1559. Adquirió las Casas de la Puentezuela de tres Caños en 1545, donde hoy se ubica el Patio de los Gatos. Las perdió en pleito judicial con su hija en 1561.

1

Luis Gómez de Figueroa y Córdoba (+1609)

II señor de Villaseca. Responsable de la configuración del actual Patio de Recibo.



1

Gómez de Figueroa y Córdoba (1588-1636)

III señor de Villaseca. Realiza el Patio de las Rejas.

1

Luis Gómez Bernardo Fernández de Córdoba y Figueroa (1630-1692)

IV señor de Villaseca. Volvió a adquirir las Casas de la Puentezuela de tres Caños (Patio de los Gatos) en 1647.

1

Gómez Fernández de Córdoba y Figueroa (1647-1704)

I marqués de Villaseca, por merced de Felipe V. Fallece sin descendencia y le sucede su sobrino, inaugurando una nueva etapa.

escudo
Escudo de armas de la familia Fernández de Córdoba



Etapa 2
1704 - 1788

Los Fernández de Mesa: marqueses de Villaseca



1

Alonso Fernández de Mesa y Argote (1670- 1711)

II marqués de Villaseca.

1

Diego Fernández de Mesa Argote y Fernández de Córdoba (+1735)

III marqués de Villaseca. Sin descendencia, le sucede su hermano.

1

IV marqués de Villaseca, Luis Fernández de Mesa Argote, Deán de la Catedral de Córdoba, que renuncia y a quien sucede su hermano, Pedro Fernández de Mesa Argote y Fernández de Córdoba (1706-1738)

V marqués de Villaseca. Le sucede su hija.

1

Ana Rafaela Fernández de Mesa y Argote

Una mujer que marcó huella. En esta etapa que abarca casi todo el siglo XVIII la protagonista será una mujer: Ana Rafaela Fernández de Mesa y Argote (1737-1788), VI marquesa de Villaseca, décimo primera propietaria del palacio. La marquesa será responsable directa, entre otras, de las grandes reformas que sufre el palacio en el XVIII. Con ella se crean las dependencias para albergar el Archivo Histórico de Viana, una auténtica joya de la documentación nobiliaria de España. Igualmente, bajo su periodo de propiedad, se remodela el Patio de la Madama y se construye el patio barroco del Archivo. La marquesa se casó con Fernando Cabrera Gómez de Cárdenas y de la Cerda, conde de Villanueva de Cárdenas, un matrimonio que unió el marquesado y el condado, y sus respectivos títulos y propiedades que heredó su hijo.


ampliacion



Etapa 3
1788 - 1871

Los Cabrera: marqueses de Villaseca y condes de Villanueva de Cárdenas



1

Diego Rafael Cabrera y Fernández de Mesa

(1767-1816), VII marqués de Villaseca y conde de Villanueva de Cárdenas. En 1814 incorpora las casas de los condes de torres Cabrera, colindantes con el Palacio de Viana, tras haber permutado con ellos un cortijo. Como consecuencia, la extensión del palacio prácticamente se duplica, incorporando los solares y espacios que hoy ocupan el Jardín y los patios de la Alberca, el Pozo, los Jardineros, la Capilla y la Cancela.

1

Fernando Rafael Cabrera y Pérez de Saavedra

(1798-1843), VIII marqués de Villaseca.

1

Juan Bautista Cabrera y Bernuy (1830-1871)

IX marqués de Villaseca. Muere sin descendencia y nombra heredera universal a su esposa, María del Carmen Pérez de barradas y bernuy (1828-1901).

juanba
Juan Bautista Cabrera Bernuy, IX marqués de villaseca, con la cruz de la orden de Carlos III. Foto de 1870.



1

María del Carmen Pérez de Barradas y Bernuy (1828-1901): la puerta de entrada a los viana.

marqRetrato de Mª Carmen Pérez de Barradas, I marquesa de viana, dedicada a su sobrino, José Saavedra y Salamanca, futuro II marqués: A mi querido sobrino Pepe, su tía que le quiere mucho. Carmen. Foto de 1887.

La marquesa viuda del último Cabrera dio un giro a la historia del palacio al casarse en segundas nupcias con teobaldo Saavedra y Cueto, I marqués de Viana e hijo del duque de Rivas, el famoso escritor romántico cordobés. La marquesa no tenía descendencia con su primer marido y tampoco la tuvo con el segundo. El destino quiso que fuera el sobrino del I marqués de Viana, José Saavedra y Salamanca, el heredero universal de la inmensa fortuna de títulos y propiedades de sus tíos; propiedades entre las que se encontraba el Palacio de Viana, inaugurando la cuarta etapa en la historia de los propietarios del palacio.



Etapa 4
1871 - 1980

Los Saavedra: marqueses de Viana



1

José Saavedra y Salamanca (1870-1927), II marqués de Viana: el noble inquieto.

El II marqués de Viana heredó de sus tíos una inmensa fortuna entre cuyas propiedades estaba el Palacio de Viana. Militar de carrera, fue amigo personal del rey Alfonso XIII y un influyente hombre en la corte y el gobierno de su época. Pero el marqués era, además, un hombre de inquietudes. Fundó el Real Aeroclub de España y fue el primer español en despegar del suelo en un aparato a motor.

iimarquevianaRetrato del II Marqués de viana con 33 años. Foto de 1903.

Gran experto en temas agrícolas, tuvo importantes negocios oleícolas y presidió la Asociación Nacional de olivareros. Respecto a Viana, el II marqués fue el impulsor de hacer del palacio una casa-museo, preocupándose de adquirir valiosas colecciones de azulejos, cueros o biblioteca cinegética, entre otras, y dirigiendo personalmente las obras de adecuación y la forma de exhibirlas. De ello son testigo las numerosas cartas y documentación que guarda el Archivo Histórico de Viana. Fue el encargado de realizar el ya clásico juego de postales del palacio y sus patios con la finalidad de difundirlos. También de su época se conserva la mayor colección de fotografías, muchas de ellas tomadas en los patios.

reyEl rey Alfonso XIII y la reina victoria Eugenia en el jardín del Palacio de viana, acompañados por los marqueses de viana, sus hijas Carmen y leonor y el Conde de Montijo.

No sabemos qué más hubiera hecho este marqués inquieto e innovador si no le llega a sorprender la muerte de forma repentina cuando contaba 57 años. Su muerte fue todo un acontecimiento social del que los periódicos de la época recogieron numerosos testimonios.



1

Fausto Saavedra y Collado (1902-1980)

III marqués de Viana. Murió sin descendencia, nombrando heredera a su esposa, Sofía Amelia de Lancaster y bleck (1904-1982).

iiiRetrato de perfil de Fausto Saavedra, III Marqués de Viana, en 1928.

1

Sofía Amelia de lancaster y Bleck (1904-1982)

III marquesa de Viana. Murió sin descendencia y vendió el palacio en 1980. Junto con su marido, es la responsable del aspecto actual del palacio, especialmente de los patios de servicio que se incorporaron en el siglo XIX, a los que ella dio un aspecto más señorial adornándolos con objetos arqueológicos y decorativos. trasladó numerosas obras de arte y mobiliario de su palacio de Madrid (actual residencia oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores) al Palacio de Viana de Córdoba, donde se asentaron a mediados del siglo XX. Los III marqueses de Viana recibieron la Medalla de oro de Córdoba en 1963.

sofiaBoda de Fausto Saavedra, III marqués de viana, con Sofía Amelia de lancaster y Bleck. Boda celebrada en el Palacio de Moratalla en hornachuelos (Córdoba) en 1927.



Etapa 5
1980 - Actualidad

Cajasur

Dos años antes de la muerte de Fausto Saavedra y Collado, sin descendencia, los III marqueses habían intentado vender el palacio.

Así se refleja en un anuncio recogido en la prensa francesa, en el que aparece la foto del Patio de Recibo y en el que se da cuenta de la oferta de venta de un “palacio español del siglo XV”. Cuando la noticia llegó a Córdoba, se produjo una reclamación popular del palacio como patrimonio de los cordobeses, en el que participaron periodistas, asociaciones culturales y políticos de muy distinto signo. Finalmente se llegó a un acuerdo con la III marquesa y el palacio, con sus obras de arte, y posteriormente el Archivo Histórico, fue adquirido por la Caja Provincial de Córdoba (actual Cajasur) en julio de 1980.

Abrió sus puertas el 31 de octubre de 1981, a un público que jamás había visto el interior del Palacio de Viana, pese a haber convivido con él durante cinco largos siglos. En 1981 fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional y Jardín Histórico Artístico en 1983. Hoy día, el Palacio de Viana está gestionado por la Fundación Cajasur, que ha hecho de él, además de un recurso turístico y patrimonial, un elemento de dinamización cultural en Córdoba.